Category Archives: MEDIOS

Avanza la organización de la décima marcha contra Botnia-UPM

Marcha-al-puente-2013-150x150 “A pasos agigantados” avanza la organización de la décima marcha contra Botnia-UPM, que se realizará el 27 de abril al Puente Internacional “General San Martín”, confirmó a AIM el integrante de la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú (Acag) Juan Veronesi, quien recordó que la consigna será “Sin fronteras, por la vida”. Está confirmada la participación  de ciudadanos de la República Oriental del Uruguay.

 

En diálogo con esta Agencia, Veronesi  explicó que la organización de la décima marcha al puente avanza “muy bien, a pasos agigantados; ya están saliendo los afiches para colocar en los negocios y estamos terminando de elaborar un volante que se distribuirá en las escuelas”.

El asambleísta agregó que integrantes de Acag “nos reunimos dos veces por semana, en particular, quienes estamos colaborando en las comisiones. A esta fecha, la actividad ya fue declarada de interés por el Concejo Deliberante de Gualeguaychú”.

Hermandad con uruguayos
“Los pueblos de la región están unidos contra el saqueo y la contaminación”, afirmó Veronesi, quien confirmó la participación de asambleístas uruguayos el 27 de abril, y recordó que la Acag participó en marzo pasado de la octava reunión de la Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC) que se realizó en Fray Bentos, República Oriental del Uruguay, donde se debatieron temas ambientales. “Tenemos la confirmación de que asambleístas de Uruguay participarán de la marcha del 27, porque lo del 22 de marzo en Fray Bentos fue muy significativo. Ellos se sumarán a la marcha y nosotros iremos el 9 de mayo a Montevideo, donde habrá una gran manifestación en defensa del aire, agua y tierra, ya que nuestros hermanos uruguayos tienen la amenaza de la explotación minera a cielo abierto”, dijo Veronesi, al referirse al proyecto Aratirí, de minería a cielo abierto para la extracción de hierro en la zona de Cuchilla Grande, Uruguay.

Juntos por la vida
Además, el apicultor de Pueblo General Belgrano adelantó que argentinos y uruguayos asistirán juntos a Nonogasta, donde del 1 al 3 de mayo se realizará la mayor actividad ambiental  internacional.

 

logo_AIM_n

flexibilización de los cortes

Gualeguaychú levanta el corte por el fútbol

09:05 | La Asamblea ambiental votó la suspensión para permitir que los argnetinos crucen a Uruguay para ver a la selección de Diego Maradona.

ARROYO VERDE SE ABRIRÁ EL CORTE EL MIÉRCOLES PARA LOS HINCHAS ARGENTINOS

Dejarán pasar por la ruta internacional 136 a los hinchas argentinos que viajen a Montevideo a alentar a la selección. Se entregaran volantes a quienes atraviesen por Arroyo Verde sobre los argumentos de Gualeguaychú.

Los asambleístas permitirán el paso de los hinchas de la Selección

Lo resolvieron esta noche. Levantarán el corte del puente internacional que une Gualeguaychú con Fray Bentos durante el miércoles y también permitirán el regreso el jueves. El paso se encuentra bloqueado desde el 2 de enero de 2006.

Comerciantes piden el fin de los cortes en Gualeguaychú – Lanacion …

11 Oct 2009 SE ABRIRÁ EL CORTE EL MIÉRCOLES PARA LOS HINCHAS ARGENTINOSRadio Máxima Diario EL PAIS -Lanacion.com (Argentina)
contacto-latino.com/…/comerciantes-piden-el-fin-de-los-cortes-en-gualeguaychu-lanacion-com-argentina/ – Similares

Asambleístas levantarán momentáneamente el corte en Gualeguaychú …

12 Oct 2009 9.05- NACIÓN POR EL PARTIDO DE ARGENTINA – URUGUAY Asambleístas Desde las 0 y hasta las 17 del miércoles estará abierto el paso asambleístas para permitir que los hinchas puedan estar en suelo uruguayo En tanto, nuevamente se abrirá el paso el jueves para el regreso de los simpatizantes.
www.inforegion.com.ar/vernota.php?…corte… – hace 47 minutos – Similares

Cobertura Total: Gualeguaychú: la Asamblea Ambiental levantará el …

El corte que se produce desde 2006 en protesta por la instalación de la pastera el miércoles, entre las 0 y las 17, para que los hinchas argentinos puedan Abrir el NewstinMap —. Navegación Visual. Mi Newstin. Contexto. Personas
www.newstin.es/rel/es/es-010-004860177 – hace 9 horas – Similares

  1. Cobertura Total: Los asambleístas permitirán el paso de los

11 Oct 2009 Gualeguaychú: levantarán el corte para que los hinchas argentinos puedan cruzar a Uruguay El corte que se produce por la instalación de la pastera Botnia y que el miércoles, entre las 0 y las 17, para que los hinchas puedan. Abrir el NewstinMap —. Navegación Visual. Mi Newstin. Contexto
www.newstin.com.mx/rel/mx/es-010-004860177 – Similares

RADIO LT14 GENERAL URQUIZA AM 1260 KHz.,PARANA, ENTRE RIOS …

Asambleístas de Gualeguaychú dejarán pasar a los hinchas argentinos decidió que el miércoles se flexibilice el cortepara que los hinchas locales lleguen al partido La mayoría de los comercios no abrirán sus puertas este lunes,
www.radiolt14.com.ar/ – Similares

Página/12 :: Ultimas Noticias :: Puente abierto para los hinchas

12 Oct 2009 En una reunión que se prolongó hasta la madrugada de hoy, tanto el miércoles, día del partido, como el jueves, en este caso para posibilitar el regreso de Los hinchas argentinos dispondrán de sólo 3300 lugares para presenciar Puente abierto para los hinchas; 10:18 SIN CORTE DE TRANSITO
www.pagina12.com.ar/…/20-133347-2009-10-12.html – hace 9 minutos – Similares

Botnia: traiciones al desnudo

Después de leer el libro Daños Colaterales, escrito por Verónica Toller, donde se revelan los pormenores de la larga lucha de los asambleístas de Gualeguaychú contra la pastera finlandesa, queda claro que una diversidad de “sorpresas” está apostada entre algunos pliegues a la espera del fallo final del Tribunal de La Haya.

Hace una semana el ministro del Interior uruguayo, Eduardo Bonomi, con escasa cintura diplomática declaró que no existe ninguna posibilidad de que la planta pastera de Botnia sea relocalizada y con mucha impertinencia hasta calificó de infantil tal pretensión. No fue difícil suponer que si se expresaba así a pocos días de conocerse el fallo del Tribunal Internacional de La Haya (anunciado para el 20 de abril), ello se debe a que en su país ya se conocería cuál sería la decisión arbitral. Nadie sale a envalentonarse como el funcionario lo hizo, si no está anoticiado del tenor de la sentencia. ¿Habló por sí mismo o lo hizo como parlante de algún superior?

Pero la sorpresa vendría luego, cuando se produjo la abrupta visita a Buenos Aires del presidente del vecino país, José Mujica, para entrevistarse con su par argentina, Cristina Fernández. Ahí supimos que ella también sabría el resultado del diferendo llevado hasta La Haya y que en definitiva, se trataba de preparar el terreno y analizar el clima que sobrevendría, sobre todo entre los asambleístas de Gualeguaychú, al momento de escuchar la lectura del fallo.

No pocas veces se habló de que podría haber una decisión salomónica en este choque jurídico vinculado con el derecho internacional, pero hubo quienes descreían de semejante alternativa, porque si demostrado ha sido que Uruguay violó el tratado binacional y la fábrica de pasta celulosa contamina, ensucia y arremete (los olores insoportables que emana y dispersa por la región no son cuestión menor), no debería haber dudas sobre la resolución. Pero al parecer las cosas no serán así y ahora habrá que observar de cerca cómo evoluciona la situación a ambas márgenes del Río de los Pájaros.

Para los charrúas será un triunfo total, porque las cosas seguirán como hasta ahora, avaladas por un tribunal que las dos partes aceptaron. Pero para quienes tendrán que seguir sufriendo los estragos ambientales y sus futuras consecuencias para la salud humana, seguramente por estas horas deben estar diseñando nuevas estrategias de lucha. El gobierno oriental ¿no sabe que sus compatriotas fraybentinos también deben soportar el embate de la pastera, tal como ocurre de este lado del río?

Bajo la denominación de “prefallo” (en realidad es un simple adelantamiento de sentencia), se da cuenta de los términos de esta elegante salida que por supuesto a ningún entrerriano le puede satisfacer. Hace un par de años dijimos en esta columna que se estaban diseñando arreglos secretos en busca de conformar a los habitantes del sur provincial, incluso –cuando también buscaba radicarse la firma española Ence- se prometería la llegada de empresas hoteleras y otras inversiones en materia turística. Como si el grave problema se pudiera resolver con alojamientos 5 Estrellas, en una ciudad donde mucha gente proyecta irse y los bienes raíces pierden valor, en medio de recurrentes aromas, en especial a huevo podrido, cuya inhalación seguramente no podría jamás atraer ni seducir a turista alguno.

A mediados de 2007, se conocieron declaraciones del periodista Joaquín Morales Solá hechas a un diario uruguayo, dando cuenta de que los presidentes de ambos países habían hilvanado un principio de acuerdo para una salida consensuada antes de culminar ese año. La especie se fue esfumando pero nadie de la Quinta de Olivos la desmintió.

Lejanos quedaron los días de la causa nacional declarada por Néstor Kirchner en la concentración realizada el 5 mayo de 2006 en el Corsódromo de Gualeguaychú y que contó con la asistencia de gobernadores, legisladores y mucha gente. También las posturas oportunistas de muchos que prontamente se diluyeron como el humo de la pirotecnia que las sustentaba. Ahora recobran actualidad e intensidad las promesas hechas por nuestra presidente sobre un arreglo amistoso y a espaldas de los afectados directamente por el daño pastero. Y seguramente no han de faltar declaraciones del gobernador de la provincia, quien ha rechazado sistemáticamente el corte de la ruta. Activo miembro de la Comisión de Aplauso que rodea a CFK, diciendo que una nueva era se avecina para recomponer relaciones y marchar unidos dos pueblos hermanados por una historia común.

Algunas usinas han salido a revelar que el gobierno vecino dispone de copiosa documentación que probaría la oportuna aceptación del gobierno argentino y que no se violó el tratado, dando por resuelta la controversia por la anuencia de la Casa Rosada y el Palacio San Martín. Además señalan que el futuro seguimiento y monitoreo sobre la producción de Botnia respecto del medio ambiente, ya fue acordado por los entonces cancilleres Rafael Bielsa y Didier Opertti.

Nosotros, por nuestro lado, disponemos de material donde aparecen funcionarios del Uruguay reconociendo –antes de arribar Botnia- que estas plantas contaminan y que el proyecto unilateral e inconsulto de radicación en Fray Bentos, había vulnerado el tratado de 1975. De cualquier manera, todas son suposiciones ante el hermetismo reinante y sólo quedará develado dentro de diez días.

La política siempre ha tenido un costado censurable no por obra de su propia naturaleza sino por los brochazos de indignidad y desprecio por las normas éticas que le aportan políticos mediocres y aviesos. Son los que al no tener vergüenza, hacen que los gobernados les pierdan el respeto. Una nueva historia empezará a escribirse desde Gualeguaychú hacia el mundo. La vigilia en el sur entrerriano hace crecer la expectativa, no exenta, claro está, de una inalterable dosis de esperanza.

Fuente: Análisis Digital.com.ar 10/04/2010 * Extracto de la nota:  La lupa política Busti-Urribarri: íntimos enemigos. Jugadas de ajedrez. Botnia: traiciones al desnudo. Sin lemas –

La Asamblea rechazó los dichos de Welschen

 

Provinciales

26-09-2006 | 22:31

  Polémica por los folletos
  La Asamblea rechazó los dichos de Welschen
   
  La Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú expresó su rechazo ante los dichos del secretario de la Producción provincial, Daniel Welschen, quien manifestó que los asambleístas que están disconformes con la explicación que brindó el Estado sobre la política forestal “tienen otros intereses que median en esto”.
 
 

En relación a la solicitada que elaboró la Asamblea, la ambientalista Susana Padin dijo a AIM que “la postura de la Asamblea con respecto a los dichos de Welschen es de rechazo total” y señaló que “estamos en este momento elaborando una nota de repudio, porque los medios que estuvieron ese día pueden dar fe de que por votación le pedimos al funcionario que se retirara, porque no dio respuestas a los pedidos nuestros en ningún momento”.

Para la asambleísta, el funcionario provincial “quizás estaba en otra asamblea, porque si no vio que las 300 personas que estaban dentro del teatro levantaron la mano para decirle que se retire, realmente no se; él afirmó que eran 20 o 30 personas; para nada, cada uno de los asambleístas votó unánimemente que se fuera, y es más, se lo abucheó”.

Para Padín,  la Asamblea consideró que Welschen “no dio respuestas para nada de lo que le pedimos y en ningún momento se retractó de lo que decía el folleto. Cuando le pedimos explicaciones sobre las cosas y precisiones acerca de porcentajes que estaban en el folleto, nos dijo que no lo había leído”, y prosiguió: “nos pareció muy bien que el viniera a ofrecer una disculpa,  pero al final no conformó a nadie”.

Además,  explicó que la solicitada de la Asamblea “refuta lo que dice el folleto donde se incentiva la forestación para luego vender el 30 por ciento de la madera para producir pasta de celulosa.  Él (Welschen) admitió que desconoce lo que dice el folleto y nosotros haremos la nota para que lea el tríptico y de cuenta de lo que dice”.

Tarrago Ros contra las papeleras: estrenó una chamarrita sobre el polémico tema y manifestó su apoyo a la posición de Entre Ríos

En el Festival Nacional de Folklore de Diamante

Tarrago Ros contra las papeleras: estrenó una chamarrita sobre
el polémico tema y manifestó su apoyo a la posición de Entre
Ríos

Tarrago Ros se pronunció contra las papeleras.
(Especial para ANALISIS DIGITAL)

Antonio Tarrago Ros llegó cerca de la media noche a la zona del escenario del Festival de Diamante. Se fue directamente a su camarín, al que sólo permitió la entrada de sus músicos, entre los que se ha sumado el guitarrista Hugo Mena de Gualeguay, el intendente Juan Carlos Darrichón y Manuel Lazo, uno de los conductores del espectáculo. Su actitud no tenía que ver con nada que lo irritara. Su urgencia era terminar una chamarrita que había empezado a componer en el hotel y a la que le faltaba una cuarteta. Cuando estaba a punto de ser presentado, alcanzó su objetivo y ya más tranquilo, tomó la bandera argentina y marchó al escenario del Festival Nacional de Folklore de Diamante con el borrador para iniciar su show.

Promediando su actuación se manifestó en contra de la instalación de las papeleras en Fray Bentos, convirtiéndose en el primer artista argentino en fijar un firme pronunciamiento en contra de las pasteras. Convocó a sumarse a la lucha y dijo: “Que sepa Jorge Busti que puede contar conmigo”. Recién entonces puso sobre un atril la flamante letra y le contó a la gente que la había terminado en su camarín porque deseaba estrenarla en ese escenario. La bellísima obra no tiene título y el artista prefiere que sea la gente a través de los medios de comunicación la encargada de proponerlo antes de su actuación en Cosquín, donde se comprometió a volver a cantarla. Para esa noche se imagina con la presencia de los entrerrianos en lucha en la Plaza Prospero Molina. Más que aplaudida, la chamarrita fue aprobada por aclamación.

“Antonio dejame la letra para publicarla”, le pidió Manuel Lazo en las escaleras de los camarines. Tarrago Ros se
permitió un tiempo para estar con la gente y volvió al camarín con el intendente y el locutor. Juan Carlos Darrichón le manifestó que impulsará un respaldo de los presidentes municipales de la costa del Paraná. “Las costas no pueden
estar separadas en ésta lucha porque es una causa justa de todos los entrerrianos que debe nacionalizarse no sólo a
través de los medios de comunicación”. Darrichón se comprometió a transmitirle al gobernador la inquietud del
artista de producir una movilización en Cosquín el día de su actuación y le pidió que incluya el tema en su repertorio.
Tarrago Ros, no sólo respondió favorablemente al intendente sino que además le encomendó a Lazo la tarea de ponerle imágenes a la letra para que el video haga de soporte en las pantallas laterales del escenario de Cosquín. El trabajo de captura de imágenes, se realizará la próxima semana y se editará en Buenos Aires con el artista para que el video pueda estar finalizado antes de su actuación en el escenario Atahualpa Yupanqui.

Pero la magia del encuentro no terminó ahí. Tarrago Ros demostró que su compromiso en la lucha en contra de la
instalación de las papeleras es firme y decidido. “Hay un estudio de grabación en Diamante”, preguntó. “Hay uno y de muy buena calidad y el dueño está levantado porque es Claudio Kadur que tiene la peña de Los Musiqueros en su propia casa, frente a la terminal”, le respondieron. Llamó a sus músicos y le dijo a Lazo: “Te la dejo grabada y encargate que no quede una radio entrerriana sin recibir el CD”. Se grabaron las pistas de guitarra, contrabajo, acordeón y voz, se realizó la mezcla que dirigió el propio Tarrago Ros y a las siete y media de la mañana, después de varias horas de estudio, el trabajo estaba terminado.

La letra, sin título, que en forma exclusiva accedió ANALISIS
DIGITAL

EL RIO ES UN CIELO BAJO
EL CIELO DE TU MIRAR
MIENTRAS LO MIRO, MI ANHELO
NO DEJA DE SUSPIRAR.

AY ! RIO DE MIELES RUANAS
ZAMPAYO UN CANTO TE DIO,
QUE TABARE NO ENVENENE
TUS PAJAROS RIO URUGUAY

Estribillo

UNA COSA ES EL PROGRESO
OTRA MAS ALTA , CRECER
TU PUEBLO ES UN RIO CRECIDO
¡AUN VUELA EL AMANECER !

TU VOZ SUSURRA EN LA ARENA
ALZA SU COPA EL YATAY
Y YO TE CANTO MI PENA
MI DULCE RIO URUGUAY

CUANDO SE MARCHA LA TARDE
PREGUNTO: AMANECERAS
CON NUBES DE BLANCA ARENA
MI DULCE RIO URUGUAY

Estribillo

UNA COSA ES EL POGRESO
OTRA MAS ALTA, CRECER
TU PUEBLO ES UN RIO CRECIDO
¡AUN VUELA EL AMANECER !

UN ESPEJISMO DE MIELES
GUALEGUAYCHU EN TU CRISTAL
UN PAJARO SANDUCERO
ANIDA EN EL ARENAL

ENLUTAN LAS PAPELERAS
EL MONTE, EL RIO, EL CANTAR
YA SE HA VISTO EN OTROS PAGOS
LO DEMAS ES PURO HABLAR.

Estribillo

UNA COSA ES EL PROGRESO
OTRA MAS ALTA, CRECER
TU PUEBLO ES UN RIO CRECIDO
¡AUN VUELA EL AMANECER !

Letra y música: Antonio Tarrago Ros

La Aduana bloqueó la exportación a Uruguay de una estructura para una de las papeleras

Viernes 11 de noviembre, 12:55 PM

 

BUENOS AIRES, nov 11 (DyN) – La Aduana bloqueó el envío a Uruguay de una estructura que iba a ser utilizada para el montaje de una de las plantas papeleras sobre la costa del Río Uruguay, frente a la ciudad entrerriana de Gualeguaychú.

Así lo confirmó hoy el director general de Aduanas, Ricardo Echegaray, quien explicó que la decisión se enmarcó en la aplicación de normas no económicas que tiene la Aduana en materia de medio ambiente y salud pública de la población.

“La Aduana bloqueó la exportación a Uruguay de una estructura de instalación de turbinas y otra de línea de fibra que una empresa constructora argentina pretende exportar al vecino país, con destino a la firma finlandesa Botnia, responsable del montaje de una planta papelera en Fray Bentos”, señaló Echegaray.

LS CC

Agencia DyN.

El ambientalista Horacio Melo a un paso de representar a la Cancillería Argentina en la CARU

November 9, 2005, 3:54 pm

El ambientalista y miembro de la Asamblea Ciudadana de Gualeguaychú Horacio Melo confirmó que “aceptaría ser miembro de la Comisión Administradora del Río Uruguay”, tal como lo propuso el gobernador, Jorge Busti. Si bien admitió que se produjeron diferencias en la entidad por este tema, dijo que entiende las posturas “porque es una decisión de la Asamblea mantenerse al margen de una cuestión política partidaria”. En tanto, aclaró que aun no está confirmado si participará el viernes del encuentro con Busti y los legisladores entrerrianos.
Luego que el gobernador reconociera que propuso el nombre del ambientalista y el de un ingeniero de Concepción del Uruguay para representar a la Cancillería Argentina en la CARU, en diálogo con AIM Melo adelantó que “aceptaría el cargo, pero está pendiente la decisión de Cancillería”.

En cuanto a las actividades que debería realizar en la comisión, expresó que “quedan sujetas a una reunión que tendría con el gobernador, pero yo me muevo en el tema ambiental” y aclaró que desconoce los tiempos para que esta situación se defina.

Además, aseveró que se generaron divergencias al interior de la Asamblea por este tema. “Se desató el debate porque soy miembro de la Asamblea, pero antes de esto soy integrante de la Red Socio Ambiental, y el miedo que existe es que se crea que mi participación en la CARU es porque la Asamblea propuso mi nombre”, explicó al respecto, aunque reconoció que “eso es respetable porque es una decisión de la Asamblea mantenerse al margen de una cuestión política partidaria. Pero dentro de la entidad hay funcionarios municipales y a pesar de esto algunos entendían que la vinculación con este cargo podría perjudicarlos”.

De todas maneras, aclaró que “no hubo ningún pedido para que abandone la Asamblea si acepto el cargo en la CARU”.

Asambleístas con Busti

En tanto, al ser consultado si formará parte el viernes de la reunión que presidirá el gobernador, a las 18, y de la que participarán los diputados nacionales por Entre Ríos de todos los partidos políticos y la Asamblea Ciudadana de Gualeguaychú, contestó: “no sé si participaré porque la Asamblea tiene que resolver quienes serán los cinco miembros que irán”.

De todas maneras, explicó que “el encuentro será para seguir analizando la temática que nos preocupa en torno a las pasteras y ver de que forma podemos parar este emprendimiento”.

La Asamblea Ciudadana de Gualeguaychú estará en Concordia

LOCALES 8/11/2005
Conferencia en la Escuela Normal sobre las papeleras uruguayas


Integrantes de la Asamblea Ciudadana que impulsa la resistencia a la instalación en Uruguay de plantas de fabricación de pasta celulósica estarán el próximo viernes 18 por la noche en nuestra ciudad para disertar sobre el impacto que tendrá en al región la puesta en marcha de los establecimientos que construyen ENCE y Botnia.

Con la intención de esclarecer a la comunidad de Concordia sobre la repercusión que tendrá sobre el medio ambiente de nuestra región la puesta en marcha de las plantas procesadoras de pasta de celulosa que las empresas ENCE y Botnia construyen en cercanías de Fray Bentos, frente a la localidad entrerriana de Gualeguaychú, los integrantes de la Asamblea Ciudadana de esta ciudad entrerriana celebrarán en la noche del próximo viernes 18 de noviembre, a partir de las 20, una conferencia en el Salón de Actos de la Escuela Normal, ubicada en Sarmiento 530.

Bajo el lema “Papeleras: ¿un futuro para quién?”, la delegación encabezada por Horacio Melo, de la cual forman parte técnicos y científicos especializados en temas medioambientales, presentará un video de unos veinte minutos de duración, sobre las consecuencias que traería aparejada la instalación de las pasteras que las firmas Empresa Nacional Celulosa de España (ENCE) y Botnia (de Finlandia) están erigiendo en el paraje M’Bopicuá, distante a escasos kilómetros de la ciudad de Fray Bentos, Cabecera del Departamento Río Negro de la República Oriental del Uruguay.

Los asambleístas se han propuesto recorrer las localidades de la Costa del Río Uruguay para despertar la conciencia de sus habitantes sobre los peligros que implica, tanto para el entorno como para los seres humanos, la actividad que las plantas de ENCE y Botnia llevarán a cabo -dada la toxicidad de las sustancias empleadas en el blanqueo de la pasta de papel- , cuyo impacto no podría efectivamente mensurarse dado que no existen en el mundo antecedentes de una explotación a la escala como la que se proponen procesar las industrias mencionadas.

Previamente al evento a realizarse en la Normal, organizado conjuntamente por la Asociación de Profesores de Ciencias Sociales, la Unión de Estudiantes y Egresados Terciarios y la Asociación de Profesionales de Medios de Comunicación, los integrantes de la Asamblea Ciudadana de Gualeguaychú ofrecerán a las 19 una conferencia de prensa en la sede de la Sociedad Mutual de Músicos, Sarmiento 563, para tomar contacto con los medios locales.

Celulosa y forestación: dos caras de un modelo depredador

 

Raúl Zibechi
Ecoportal.net
La Fogata

Sobre un escenario instalado en el centro de Montevideo, el escritor Eduardo Galeano se dirigía en tono calmo a la multitud: “Hay decisiones que se toman en 15 minutos pero tienen consecuencias durante siglos”. Era el 27 de mayo, cuando se realizó una movilización contra la instalación de dos grandes fábricas de celulosa en las orillas del río Uruguay. No era la primera vez que las organizaciones ecologistas y sociales salían a la calle a manifestar su desacuerdo con dos megaproyectos que amenazan con contaminar el principal río del país, que además es compartido con Argentina, pero era el primero que se realizaba bajo un gobierno progresista o de izquierda. Por eso Galeano fue cauteloso: “Antes de tomar una decisión que nos parece grave y que puede implicar el envenenamiento del río y la reducción del poco humus que nos queda en la tierra, esto que va pudrir las aguas y secar las tierras, que es la experiencia triste que han dejado las fábricas de celulosa en Chile y Argentina, antes de tomar una decisión… piensen mucho lo que van a hacer.”
Sin embargo el gobierno de Tabaré Vázquez decidió autorizar la construcción de las plantas de la española Ence y la finlandesa Botnia. No sólo no escuchó a las organizaciones sociales, sindicatos, grupos ecologistas y profesionales universitarios, que demandaban tiempo y diálogo para profundizar los estudios de impacto ambiental, sino que tampoco escuchó al gobierno argentino, cuyo país se verá también perjudicado por la instalación de las plantas. El conflicto diplomático entre Uruguay y Argentina se arrastra desde hace tres años, pero en los últimos meses generó fuertes disputas entre los gobiernos de Néstor Kirchner y Vázquez.
El problema es que entre ambos países existen acuerdos firmados –como el Estatuto del Río Uruguay, regulado por una Comisión Administradora binacional– que estipula que si alguna de las partes proyecta obras que afecten la navegación, el régimen del río o la calidad de sus aguas, deberá comunicarlo a la Comisión. Si ambos países no llegaran a un acuerdo, puede llevarse el caso a la Corte Internacional de Justicia. Pero los gobernantes uruguayos nunca hicieron el planteo a los argentinos, porque estaban conscientes de que la respuesta iba a ser negativa. En todo caso, prefirieron violar los acuerdos internacionales a dejar de lado las inversiones que prometen las empresas de celulosa.
El 14 de setiembre, un fiscal de la justicia uruguaya presentó una demanda al ministerio de Medio Ambiente [1] en la que exige la prohibición de la instalación de Botnia por “la omisión en el cumplimiento de su deber de protección del medio ambiente y que se prohíba la instalación y la operativa de la planta.” El fiscal considera que los derechos ambientales de los uruguayos serían violados por la que será la fábrica de celulosa “de mayor volumen de producción en el mundo.” [2]

Monocultivo forestal

El diez por ciento de la superficie cultivable de Uruguay está sembrada con árboles para la producción de celulosa. El monocultivo de eucaliptus desplazó la importante producción cerealera (trigo, cebada, lino, girasol) que llegó a ser uno de los principales rubros de exportación del país. La fiebre forestadora se inició hace 16 años, impulsada por el modelo neoliberal y de la mano de organismos como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). En ese momento la tonelada de madera pulpable se cotizaba a 60 dólares en el mercado internacional y la demanda era importante. En la visión de los organismos financieros, la tala indiscriminada de madera pulpable, a razón de 15 millones de hectáreas anuales en el mundo, imponía la sustitución de los bosques tropicales como insumo principal para la producción de papel y cartón.
Uruguay fue visualizado –entre otros países del tercer mundo– como un productor potencialmente importante de madera pulpable, y los gobiernos nacionales, a partir de 1988, siguieron al pie de la letra las recomendaciones de los organismos internacionales. Una de ellas consiste en los subsidios que otorga el Estado: 50% del costo de la forestación; créditos a muy bajo interés con una gracia de hasta diez años; exoneración de impuestos nacionales y municipales, y realización de obras de infraestructura (puentes, puertos, carreteras y ferrocarriles) para facilitar el transporte y la exportación de madera. En apenas 12 años el Estado uruguayo invirtió más de 500 millones de dólares (entre desembolsos directos e impuestos no recibidos) en apoyo a la forestación, casi un 4% del Producto Bruto Interno (PBI) anual del país.
[3]
Los resultados de semejante inversión –que se ha hecho a costa de reducir los gastos en educación y salud de los uruguayos– han sido claramente negativos. Como muchos países siguieron las recomendaciones del BID y el Banco Mundial, la oferta mundial de madera pulpable creció y los precios bajaron a menos de la mitad de lo que habían alcanzado en el momento en el que se promovió la forestación masiva como negocio “seguro, rentable y confiable.” Ahora, con un precio que oscila entre 23 y 28 dólares la tonelada, muchos pequeños inversionistas privados no han podido recuperar la inversión.
En tanto, las grandes empresas ejercen una doble presión: para que el Estado construya grandes obras de infraestructura (al puerto de Montevideo ingresa un camión de 45 toneladas con madera cada cinco minutos) y ahora para que se construyan fábricas de celulosa para compensar la caída del precio de madera en bruto. Los principales forestadores son también los que instalarán las grandes fábricas: Weyerhaeuser, de Estados Unidos, posee 130.000 hectáreas de monocultivo forestal, la finlandesa Botnia tiene 57.000 y la española Ence otras 50.000.
Diversos estudios aseguran que los monocultivos forestales generan graves problemas al país. El monocultivo forestal expulsa población rural, ya que ocupa el último lugar en cuanto a empleo por hectárea: apenas cuatro trabajadores cada mil hectáreas, frente a seis que ocupa la ganadería extensiva, ocho el arroz y, en el extremo opuesto, 133 trabajadores por cada mil hectáreas la horticultura, 165 la viticultura y 211 la avicultura. Además, el avance de los cultivos forestales impide a los campesinos seguir cultivando sus tierras, porque resecan los suelos que quedan inaptos para la agricultura, y las fuentes de agua desaparecen.
Por otro lado, la Asociación de Inspectores de Trabajo del Uruguay (AITU) realizó una investigación que demuestra que unos 6.000 trabajadores forestales viven en condiciones de semi esclavitud. Un trabajador especializado que maneja la motosierra, que debe pagar de su propio bolsillo, gana apenas 5 dólares diarios, siendo el salario más elevado entre los forestales. Los inspectores concluyen: “El sistema es prácticamente de esclavitud. Pasan meses y meses sin recibir prácticamente nada en un ciclo en el cual ellos cortan, duermen, le mandan comida a la familia y no ven un peso. Duermen en condiciones infrahumanas, debajo de carpas casi siempre hechas con simples trozos de nailon y sobre el piso de tierra”
[4].
En cuanto al impacto de la forestación sobre los suelos, un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República establece que luego de 25 años de forestación con eucaliptos los resultados son graves.
[5] Los suelos se han vuelto más ácidos: mientras las praderas uruguayas tienen un pH de 6,5 a 6,8, los predios que tienen plantaciones forestales mostraron valores de 3,8 a 4. El eucalipto extrae grandes cantidades de calcio del suelo, contribuyendo a que el pH descienda, lo que provoca que el suelo sea menos permeable por la proliferación de hongos y micelios, que impiden que el agua penetre en la tierra aumentando así la erosión. Otros resultados, según el estudio, son la disminución de la fertilidad, del contenido de materia orgánica, y cambios irreversibles en la textura y estructura de los suelos.
Un estudio realizado en Chile demuestra que las regiones forestales son las que más se han empobrecido. Entre 1994 y 1998 algunas zonas con alto impacto de la forestación han registrado un crecimiento de la pobreza y la indigencia hasta en un 29%.
[6] Chile, con más de dos millones de hectáreas forestadas, ha sido definido como el “modelo forestal” a seguir. Sin embargo, el estudio revela que los municipios donde el aumento de la pobreza ha sido mayor son aquellos en los que además de cultivos forestales hay plantas de celulosa y papel, como la Comuna de Constitución y la Comuna de Nacimiento, en el sur del país.
Por lo menos dos ministros del actual gobierno uruguayo (el de Ganadería, José Mujica, y el de Trabajo, Eduardo Bonomi) han declarado la necesidad de poner límites a la forestación. Mujica señaló que la forestación degrada los suelos y se mostró contrario a seguir beneficiando a las multinacionales forestadoras con generosos subsidios. En tanto, Bonomi denunció las condiciones irregulares de trabajo, la “tercerización y subcontratación irresponsable” que se registra en el sector y aseguró que el Estado va a comenzar a controlar el trabajo en ese sector.
[7]

Celulosa y contaminación

Durante la campaña electoral de 2004, que llevó a la presidencia a Tabaré Vázquez, la izquierda (Encuentro Progresista-Frente Amplio) no quiso debatir en público sobre la construcción de las dos plantas de celulosa. Desde 1996 existe en la ciudad de Fray Bentos, donde se instarán las dos fábricas, el Movimiento por la Vida, el Trabajo y un Desarrollo Sustentable, cuyas principales dirigentes son mujeres militantes de la izquierda. Pese a ello, Vázquez nunca quiso recibirlas y se negó a debatir el tema.
Aunque el 60% de los uruguayos se oponen a las plantas de celulosa, la mayoría de los habitantes de Fray Bentos (unos 23.000) están a favor ya que los 600 puestos de trabajo que crearían las dos fábricas serían un respiro a la elevada desocupación que sufren. Sin embargo, los ambientalistas argumentan que la contaminación afectará a las 2.000 personas que viven del turismo en la zona, así como a la pesca artesanal en el río Uruguay. Son más que temores sin fundamento: en Chile, el gobierno decidió el cierre de la celulosa de Arauco al comprobar que fue responsable de la muerte de dos mil cisnes de cuello negro que son una atracción turística en la zona.
Lo cierto es que una sola de las fábricas verterá al río 200 toneladas anuales de nitrógeno y 20 toneladas de fósforo, además de las emisiones de dioxinas y furanos.
[8] Greenpeace Argentina ha elaborado una lista para promover la Producción Limpia de papel, que incluye la eliminación del cloro en el proceso de blanqueo de la pasta de papel y su sustitución por oxígeno; eliminar los efluentes contaminantes, reciclándolos dentro del proceso; aumentar los porcentajes de papel reciclado en los papeles en venta y exigir la explotación sostenible de los recursos forestales.[9] Ninguna de estas recomendaciones ha sido tenida en cuenta.
Lo que llama la atención es que pese a las evidencias, la Dirección de Medio Ambiente de Uruguay aprobó –con algunas observaciones– la instalación de las plantas de Ence y Botnia. Más extraño aún es que el presidente Vázquez haya aceptado reunirse con los ejecutivos de Botnia pero nunca lo haya hecho con los ambientalistas y los movimientos sociales que se oponen a las fábricas. Éste es uno de los puntos clave, que muestra que los gobiernos de centro-izquierda de la región no tienen el menor interés en dar pasos serios para abandonar el modelo neoliberal.
Para el ministro de Economía uruguayo, Danilo Astori, los 1.100 millones de dólares que invertirá Botnia suponen un crecimiento del 1,6 por ciento del PBI pero, sobre todo, serán una buena señal para los inversores internacionales a los cuales el gobierno aspira atraer para resolver la crisis económica del país.
[10] Sin embargo, por lo menos la mitad de la “inversión” total es dinero que nunca saldrá de Finlandia ya que corresponde a la parte que se invertirá en maquinaria.
El profesor de economía ecológica Carlos Pérez Arrarte estima que el único “valor agregado” que aportarán las plantas de celulosa son unos 270 puestos de trabajo cada una. En efecto, estima que el precio que las fábricas pagarán a los cultivadores de eucaliptos será el mismo, o menor aún, que el que se paga en el mercado internacional; que en la medida que las empresas están en “zonas francas”, no pagan impuestos; que los insumos y servicios que demandarán, incluyendo la energía, son de origen internacional; que tampoco requerirán servicios portuarios porque las plantas tienen sus propias terminales portuarias. En suma, que no alimentarán otras industrias de valor agregado para el país y, por lo tanto, “no existirán encadenamientos y dinamismos significativos” que contribuyan a dinamizar otros sectores productivos.
[11] Por último, las utilidades serán, como suele suceder, transferidas a paraísos fiscales o sitios más seguros que los del tercer mundo.

Profundizar el modelo neoliberal

“El futuro de las plantas de celulosa está en Asia, Sudamérica y probablemente Rusia,” comentó a principios de año el director general de Stora Enso, empresa que tiene plantaciones de eucaliptos en el tercer mundo y también plantas de celulosa.
[12] Todo indica que esa apreciación es correcta. Mientras en los países escandinavos, por ejemplo, los salarios y los impuestos son altos y las restricciones ambientales severas, en el tercer mundo muchos países se han convertido en “paraísos forestales” que ofrecen muchas facilidades y escasos obstáculos al negocio papelero. Pero así como en los países del Norte los ambientalistas han jugado un papel destacado a la hora de imponer restricciones a la contaminación de la industria, en el Sur están naciendo movimientos que empiezan a cuestionar el modelo forestal.
En Brasil, la sueca Stora Enso, asociada con la brasileña Veracruz en la firma Veracel, desplazó a miles de campesinos y a 37 de los 40 pueblos indígenas de la zona, al comprar miles de hectáreas en el nordeste pobre y rural. En setiembre de 2004, el Movimiento Sin Tierra ocupó terrenos de Veracel, talaron bosques de eucaliptos y plantaron frijoles para mostrar que esos terrenos son aptos para la agricultura. Es la opción de los desplazados por el modelo para no verse expropiados de sus medios de sobrevivencia.
El gobierno uruguayo se apresta a recibir más inversiones vinculadas a la celulosa, como acaba de señalar el ministro de Industria luego de la reciente Cumbre de las Naciones Unidas en Nueva York. En efecto, la firma estadounidense Weyerhaeuser, que ya posee 130.000 hectáreas forestadas, piensa invertir hasta 1.000 millones de dólares en la ampliación de sus negocios en Uruguay. Sólo la finlandesa Bornia producirá en 2007 un millón de toneladas, una cifra que supera la producción anual de las 60 plantas de celulosa existentes en Argentina.
[13]
A fines de enero, en el Foro Social Mundial celebrado en Porto Alegre, Galeano y el premio Nóbel de la Paz, el argentino Adolfo Pérez Esquivel, encabezaron una carta colectiva dirigida a Tabaré Vázquez en la que afirmaban que el modelo de monocultivo forestal “ha profundizado la exclusión social, la concentración y extranjerización de la tierra y la degradación del ambiente.” Agregaban que la construcción de las fábricas de celulosa consolidará ese modelo y “desplazará fuentes de trabajo locales en los sectores agropecuario, turístico y de la pesca, así como también impactará sobre la salud de la población local uruguaya y argentina”. Aunque parezca una ironía, tal vez los gobiernos progresistas –que fueron elegidos para salir del modelo neoliberal, que ha sido deslegitimado por la protesta social- sean los encargados de profundizarlo, como parece demostrarlo la política forestal, por lo menos en Uruguay. Uno de los dramas que enfrenta el movimiento social es su enorme soledad. Ante la falta de empleo, la población tiende a apoyar la instalación de cualquier fuente de trabajo sin importar demasiado las consecuencias a medio plazo. Además, y este punto es especialmente delicado, la llegada de nuevos gobiernos sensibles a los problemas de la gente, crea más y más dificultades a movimientos pequeños y de arraigo local.
Hasta ahora, como señala Greenpeace, “los gobiernos de ambos países prefirieron apostar a que la polémica se diluyera y bajara su intensidad. Ésa parece ser la política ambiental más popular: apostar a que la gente no se entere o no se movilice.”
[14] Pero a fines de abril, unos 40.000 uruguayos y argentinos protagonizaron la mayor movilización contra las papeleras: un “abrazo” que unió las dos márgenes del río Uruguay en el puente que une la localidad de Gualeguaychú y la de Fray Bentos, a poca distancia del emplazamiento de las papeleras. Al parecer, éste es el único lenguaje que entienden los gobiernos, tanto los de derecha como los progresistas.
* Raúl Zibechi es miembro del Consejo de Redacción del semanario Brecha de Montevideo, docente e investigador sobre movimientos sociales en la Multiversidad Franciscana de América Latina, y asesor a varios grupos sociales. Es colaborador mensual con el IRC Programa de las Américas www.ircamericas.org. – Publicado en Programa de las Américas del International Relations Center (IRC)

Recursos
Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú (Argentina):
www.noalapapelera.com.ar
Brecha , “Uruguay país forestal: Un modelo en rojo”, Claves de Brecha, 19 de noviembre de 2004, en www.brecha.com.uy
CLAES (Centro Latino Americano de Ecología Social):
www.ambiental.net/claes/
Greenpeace Argentina:
www.greenpeace.org.uy
Grupo Guayubirá:
www.guayubira.org.uy
Movimiento Mundial por los Bosques:
www.wrm.org.uy
REDES-Amigos de la Tierra:
www.redes.org.uy
UITA (Unión Internacional de Trabajadores):
www.rel-uita.org

Sitios gubernamentales:
División Nacional de Medio Ambiente (DINAMA):
www.dinama.gub.uy
Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA):
www.mvotma.gub.uy

Referencias
Su nombre completo es Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente.
Búsqueda, 15 de setiembre de 2005, p. 112.
Brecha, 19 de noviembre de 2004.
Carlos Amorin, “Trabajo esclavo en las plantaciones forestales”, en www.brecha.com.uy
Grupo Guayubirá, “Comunicado de prensa, 5 de mayo de 2005″, en www.guayubira.org.uy
“Chile: forestación y celulosa generan pobreza e indigencia”, en www.wrm.org.uy
Grupo Guayubirá: “Trabajo forestal: algo ha empezado a cambiar”, en www.guayubira.org.uy
Carlos Amorin, “¿Quién necesita a Botnia?”, en www.brecha.com.uy
Greenpeace Argentina: “Plantas de celulosa sobre el río Uruguay. Nueva amenaza de una industria sucia”, en www.greenpeace.org.ar
Sergio Israel, “Visiones del desarrollo”, en www.brecha.com.uy
Carlos Pérez Arrarte, “¿Cuánto valor agregado suman a la vida nacional”, en www.brecha.com.uy
Albérico Lecchini, “Un futuro latinoamericano”, en www.brecha.com.uy
Paula Bustamante, “Las papeleras plantean un dilema a América del Sur”, AFP, 8 de setiembre de 2005.
www.greenpeace.org.ar

INCIDENTE DIPLOMATICO CON URUGUAY POR LAS PAPELERAS

INCIDENTE DIPLOMATICO CON URUGUAY POR LAS PAPELERAS

Un “incentivo” para la pelea

El gobierno de Tabaré Vázquez citó a su embajador en Buenos Aires en respuesta a que el gobernador Busti hablara de incentivos para la radicación de las papeleras. Bielsa llamó al embajador en Montevideo.

Cientos de embarcaciones realizaron ayer en las costas entrerrianas una protesta por las papeleras.

 

Por Miguel Jorquera

El lenguaje diplomático suele ser menos virulento que los hechos que expresa, aunque también hay gestos de la diplomacia que son más duros que su propio lenguaje. El llamado “urgente” del canciller uruguayo a su embajador en nuestro país y la convocatoria de Rafael Bielsa al embajador argentino en Montevideo mostraron que las declaraciones del gobernador Jorge Busti –quien afirmó que el gobierno uruguayo tiene “incentivos” para instalar las dos papeleras sobre la margen oriental del río Uruguay– tensaron este fin de semana la relación entre ambos países. Tabaré Vázquez quiere saber si el gobierno argentino opina igual que el gobernador entrerriano, cuyas palabras consideró “un agravio”. Bielsa, en tanto, le envió ayer a los uruguayos la aclaración de Busti, en la que aseguró que su referencia era a las “ventajas económicas” que Uruguay le asigna al emprendimiento. El Consejo de Ministros uruguayo evaluará hoy la respuesta argentina.
La reunión que durante la tarde del domingo mantuvo Bielsa con el embajador argentino en Uruguay, Hernán Patiño Meyer, daba cuenta de la magnitud de la crisis. También hubo contactos permanente entre el Palacio San Martín, la gobernación de Entre Ríos y la Cancillería uruguaya. Bielsa tuvo que aplazar su viaje a Nueva York –el vuelo salía ayer por la tarde– para participar de una reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Sobre la mesa, Bielsa y Patiño Meyer tenían las declaraciones que Busti pronunció el sábado en una entrevista radial y que motivaron la convocatoria “en consulta” de los embajadores, las del jefe de la diplomacia uruguaya, Reinaldo Gargano y el extenso comunicado de siete puntos en los que el gobernador entrerriano explica el sentido que le dio a los términos que expresó en esa entrevista, pero en el que también marca su profunda discrepancia con la radicación de las industrias.
Ayer, los medios uruguayos reflejaban “la complicada relación” entre ambos países y reproducían las palabras de su canciller. “Tenemos que conocer la opinión del Gobierno argentino a raíz de las declaraciones del gobernador de Entre Ríos, que constituyen un agravio no sólo al gobierno de la República Oriental del Uruguay en funciones sino también al conjunto de las fuerzas políticas del Uruguay que han estado formando un solo bloque con el gobierno en torno al tema de las instalación de estas plantas. Es un acto de soberanía nacional hecho con los cuidados respectivos hacia el medio ambiente y teniendo las garantías de todo tipo, incluida la instalación de esta comisión binacional”, dijo Gargano.
En tanto, de este lado del río se conocía la explicación de Busti. “El gobierno de Uruguay está dando una interpretación absolutamente equivocada a mis declaraciones y por ello mismo está cayendo en una reacción totalmente desproporcionada con los hechos. El gobierno uruguayo asume sin duda que el concepto ‘incentivo’ en mis declaraciones connota una acción espuria, ilegal o tal vez asociada a corrupción. Sólo así se explicaría la reacción anunciada por el señor canciller de llamar a consulta al embajador uruguayo”, reza el comunicado emitido desde la gobernación entrerriana.
El texto, que lleva el nombre de Busti, insiste con que el gobernador se refirió a los argumentos uruguayos sobre la instalación de las papeleras en la costera Fray Bentos que “definitivamente constituyen incentivos”: “mayores inversiones extranjeras, generación de empleo, impulso a la economía local”. Pero Busti también remarcó que estos incentivos terminan “subordinando a una inversión económica derechos que afectan la necesaria protección del medio ambiente y la propia actividad económica de los pueblos de ambas márgenes del río Uruguay”.
Busti tampoco se mostró huérfano de respaldo: “En esta acción y en esta política, los entrerrianos hemos recibido desde un inicio el total, absoluto y decidido apoyo del gobierno del presidente Néstor Kirchner,transformado en acciones concretas por parte del canciller Rafael Bielsa”. El propio canciller había firmado el viernes junto a la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú un comunicado en que insistía en la “paralización de las obras” de construcción de las plantas de celulosa.
Sin embargo, voceros de la Cancillería confiaron a Página/12 que las comunicaciones de ayer con sus pares uruguayos fueron “cordiales” y consideran que el episodio “no pasará a mayores”. La confirmación será por parte del gobierno uruguayo, que hoy analizará la respuesta argentina en una reunión del presidente Vázquez con el Consejo de Ministros.