Category Archives: La Tierra sin mal

Planta Celulosa Valdivia: Riesgo de Contaminación por Dioxinas

PLANTA DE CELULOSA DE VALDIVIA CHILE X REGION

julio de 2005.

De los mismos autores

Por Andrei Tchernitchin *

Médico Experto en Toxicología de la Universidad de Chile.

El artículo originalemnte esta publicado en La Tierra sin mal

Tóxicos

Según su investigación la población está expuesta a riesgos genéticos graves, dijo Andrei Tchernitchin. La preocupación no sólo debe ser por contaminación del agua. También es por los gases que emanan de la producción de celulosa.

“Alteraciones y disminución de la reproducción, alteraciones neurológicas, baja de peso, alteraciones en la conducta, nacimiento de fetos muertos son algunos de los efectos que produce la contaminación por dioxinas y organoclorados provenientes de la producción de celulosa en animales y son los efectos que ustedes pueden ver en los cisnes de cuello negro, en patos y coipos en el Santuario de la Naturaleza “Carlos Anwandter” del río Cruces”, explicó este sábado en Valdivia el experto en toxicología de la Universidad de Chile y presidente de la Comisión de Salud y Medio Ambiente del Consejo Metropolitano del Colegio Médico de Chile, Dr. Andrei Tchernitchin.

El especialista, que viajó hasta la Provincia de Valdivia invitado por el Colegio Médico y la Facultad de Medicina de la Universidad Austral a participar de un panel sobre “Impactos en la salud derivados de la Producción de Celulosa” expuso sobre los tóxicos provenientes de la planta de celulosa en la salud humana y animal, sus efectos y sobre un nuevo efecto denominado “imprinting” que se presenta con la exposición de tan sólo horas al día a la contaminación lo que puede provocar que bebés muy pequeños queden con una marca en sus células que en edades más avanzadas se manifestarán en enfermedades graves, o que puede afectar a un feto a través de la contaminación alimenticia o respiratoria de la madre a un tóxico emanado de una planta de celulosa como la de Valdivia. “Por eso es necesario que toda la población lo sepa y lo entienda”, señaló enfático el experto.

NO SOLO AGUA, TAMBIEN GASES

El toxicólogo explicó que la preocupación no sólo debe ser por contaminación del agua. También es por los gases que emanan de la producción de celulosa, que durante la noche el viento lleva hacia Valdivia y durante el día hacia Loncoche, donde está gran parte de la producción lechera y láctea del país, por lo tanto, indicó, va a haber contaminación de estos productos con dioxinas que producirán daños a la salud de quienes consuman estos productos y podría perjudicar las exportaciones y el posterior desarrollo económico de la región.

SINTOMAS

El especialista señaló que los daños al ser humano son graves. “La ingesta de aguas con dioxinas o la exposición a temprana edad produce infertilidad, produce una feminización y demasculinización de individuos de sexo masculino, además de alteraciones conductuales neurológicas. Para ser más claro, lo mismo que todo el mundo vió en los cisnes con daño neurológico se va a producir en los seres humanos”, alertó el miembro del directorio del Colegio Médico.

En tanto, los pozos profundos de sectores rurales de San José de la Mariquina, Raluya, Rucaco, Tralcao o Ciruelos se contaminarán de todas maneras y tendrá directa relación con la cantidad de agua lluvia que caiga.

Los gases emitidos desde las chimeneas de la planta de celulosa sedimentan en las hojas y en el suelo. Luego, dijo, esas hojas son consumidas por vacunos o aves y estos tendrán estos compuestos en su interior y como son solubles en lípidos o grasas, van a aparecer concentradas tanto en las carnes, como en las leches y productos lácteos como quesos o yogurt.

Agregó que otros productos agrícolas de la zona como cerezas, arándanos y cranberries se van a ver afectados. “Si le buscan las dioxinas las van a encontrar en estos productos y ahí simplemente mueren las exportaciones. Si la planta de celulosa sigue funcionando en territorios agrícolas y ganaderos, los productores se verán afectados si es que quieren exportar”, señaló.

CELULOSA NO DA GARANTIAS A FUTURO

A juicio de Andrei Tchernitche, las autoridades de gobierno deberían clausurar definitivamente la Planta de Celulosa Valdivia, ya que con todo lo que ha ocurrido, con todo lo que se sabe, no da ninguna garantía de que no tengamos problemas y que la producción sea limpia en el futuro.

“La producción de celulosa es muy sucia y contaminar zonas prístinas es muy dañino para el país. Para eso tenemos que tener normas, leyes y conciencia en la población. Yo como médico tengo la obligación de poner en alerta de todos los problemas de salud que pueden ser originados por problemas de contaminación ambiental”, expresó.

DEBERIAN ANALIZAR DIOXINAS EN EL HUMEDAL

Según Tchernitchin, quien también es Jefe del Laboratorio de Patología Ambiental de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, uno de los análisis clave en la investigación que debiera entregar la Uach a la CONAMA es la medición de dioxinas en el humedal. Estos componentes resultan de la unión de uno o más átomos de cloro con otro compuesto orgánico. Esta asociación puede ocurrir de forma natural o bien artificialmente, como sucede en el proceso industrial de la celulosa.

Cuando estos tóxicos se introducen en el medio ambiente, pueden experimentar reacciones con la luz u otros compuestos químicos, provocando reacciones adversas.

Nota: *Médico Experto en Toxicología de la Universidad de Chile

Declaración Pública

170 ACADÉMICOS DE LA UNIVERSIDAD AUSTRAL HEMOS SUSCRITO LA SIGUIENTE DECLARACIÓNDe los mismos autores

En la misma sección

“inspirados por el mandato estatutario de la Universidad de contribuir a un desarrollo social efectivamente sustentable, en el entendido que estos principios reflejan la responsabilidad social de la Corporación, y que son valores fundamentales compartidos por la mayoría de los ciudadanos de la región”, los académicos que hemos impulsado proyectos como Raluya.org, que han estado reuniéndose a través de diversos grupos científicos, y todos los demás firmantes planteamos y proponemos estas ideas para que las asumamos cada vez más formadores de las nuevas generaciones.

CONSIDERANDO

Primero. Las siguientes afirmaciones contenidas en la Declaración Pública de la Rectoría del 1º de junio de 2005, que ratificamos plenamente;

“El respaldo de este estudio es la capacidad científica y el compromiso ético del equipo de investigadores. “El estudio establece, sin dejar dudas científicas, que ha habido cambios significativos en la calidad del agua del Río Cruces como resultado de la actividad industrial de la empresa CELCO. “Tales cambios afectaron y están afectando la estabilidad ambiental de todo el ecosistema. El traspaso por parte de CONAMA de los antecedentes al Consejo de Defensa del Estado para las acciones pertinentes y la modificación de la resolución de calificación ambiental de la planta de CELCO reflejan, aunque insuficientemente, lo indicado. “La alta sensibilidad del sistema estuarial sobre el cual se evacuan actualmente los riles, así como los resultados del estudio de la Universidad Austral de Chile, indican que los plazos contemplados en la resolución para medidas de mitigación de los impactos en el Santuario, pudieran responder a la proyección temporal de los proyectos de ingeniería requeridos, pero son excesivos e incompatibles con una garantía razonable de sustentabilidad del ecosistema. “Ante la delicada situación ambiental del humedal del Río Cruces, todas las instituciones involucradas deben asumir sus responsabilidades; la Universidad Austral de Chile ha asumido las que le corresponden.

Segundo. Que el Santuario de la Naturaleza del Río Cruces, un área silvestre protegida nacional e internacionalmente, constituye un patrimonio social y cultural de los habitantes de la X Región y del país;

Tercero. Que la degradación de las condiciones de estabilidad del ecosistema, constatada en un lapso de pocos meses por las observaciones del equipo científico de la Universidad Austral de Chile, justifica la honda preocupación de un número significativo de miembros de todos los estamentos de la comunidad universitaria;

Cuarto. Que es inaceptable ante la opinión del país que la empresa CELCO, causante del problema, no reconozca su responsabilidad en la degradación probada por el Informe de la Universidad y, paralelamente, se haya entendido facultada para realizar una campaña de desprestigio público de dicho estudio científico elaborado por expertos de esta Universidad.

Quinto. Que el prestigio institucional de la Universidad Austral de Chile y la competencia de sus investigadores, acreditados en el país y en el exterior, hacen inadmisible el contenido y tono de esas operaciones difamatorias que quedan en evidencia, por ejemplo, en la Carta al Intendente X Región de fecha 14 de junio, en la que CELCO argumenta en contra de la de Resolución 377 de la COREMA X . Entre otras afirmaciones lesivas para el prestigio de la Universidad Austral de Chile dicho documento se permite las siguientes expresiones:

“.(las conclusiones del informe de la Universidad) carecen de la certeza necesaria para superar el umbral de meras hipótesis, esto es, de supuestos previos a partir de los cuales puede eventualmente construirse y consolidarse una inferencia científica.

“.permite un legítimo cuestionamiento de las categóricas conclusiones de la Resolución de la COREMA, en el sentido de que los cambios ocurridos en el Santuario se deben (se enuncian específicamente);.todo lo cual se afirma únicamente en el informe de la Universidad Austral de Chile.

Sexto. Que la Universidad Austral de Chile tiene el deber ético, social y académico de contribuir al establecimiento de un precedente claro y definitivo que impida la eventualidad de situaciones similares en el futuro.

Séptimo. Que tenemos el derecho y la obligación de invocar, como principio para la acción frente a situaciones complejas;ante las que no se cuenta con toda la información científica posible, sino con la mejor evidencia científica que ha sido posible obtener con tiempos y recursos limitados, el denominado Principio Precautorio. Este principio, contenido en los Convenios de Diversidad Biológica y de Compuestos Orgánicos Persistentes, ambos firmados por Chile y ratificados por nuestro Congreso en 1994 y 1995, respectivamente, sostiene lo siguiente:

” … cuando exista una amenaza de reducción o pérdida sustancial de la diversidad biológica no debe alegarse la falta de pruebas científicas inequívocas como razón para aplazar las medidas encaminadas a evitar o reducir al mínimo esa amenaza” (Considerando Noveno, Preámbulo del Convenio de Diversidad Biológica).

En vista de los antecedentes expuestos, los miembros de la comunidad universitaria suscritos

DECLARAMOS

Octavo. Que la Universidad Austral de Chile debe considerar, como requisitos previos para el inicio de cualquier diálogo con representantes de la empresa CELCO, los siguientes puntos:

1.- Reconocimiento por CELCO de su responsabilidad en la degradación del ecosistema del Río Cruces, tal como se desprende del estudio científico presentado por el equipo de investigación de la Universidad Austral de Chile.

2.- Pleno respeto por parte de CELCO de la institucionalidad y de la legislación ambiental, lo que implica la evaluación de todos los compuestos químicos potencialmente dañinos, en particular de aquellos causantes del actual problema, y que hasta la fecha no han sido objeto de la adecuada medición, con riesgos para la salud de la población y del equilibrio del ecosistema y,

3.- Reconocimiento del carácter de interlocutores necesarios en todas las instancias, tanto de estudio y como de búsqueda de soluciones del problema, a los representantes de las organizaciones de la sociedad civil de la Región, del movimiento ciudadano local y de la comunidad universitaria de la Universidad Austral de Chile.

Noveno. Que en lo inmediato, sin perjuicio de lo anterior, la Universidad Austral debe:

i. Realizar un acto de reconocimiento público de la labor del equipo científico de la UACh, para disipar toda posible confusión provocada por la irresponsable difusión en la prensa de supuestas “hipótesis alternativas” surgidas en el seno de la Universidad. ii. Reaccionar comunicacionalmente de modo claro y oportuno cuando se vea afectada la imagen pública de la Universidad. iii. Proyectar hacia la opinión pública la necesaria imagen de independencia de la Universidad respecto de la empresa CELCO. iv. Desaconsejar a sus autoridades y a sus cuerpos colegiados, mientras no se resuelvan los recursos legales y administrativos pendientes, actos públicos o vínculos formales con la empresa que pudieran ser interpretados como de apoyo a sus intereses.

Hacemos estos planteamientos inspirados por el mandato estatutario de la Universidad de contribuir a un desarrollo social efectivamente sustentable, en el entendido que estos principios reflejan la responsabilidad social de la Corporación, y que son valores fundamentales compartidos por la mayoría de los ciudadanos de la región.

Académicos Universidad Austral de Chile

Valdivia, 10 de agosto de 2005