Category Archives: Monocultivo forestal

MANIFIESTO FRENTE A LA REALIZACIÓN DEL CONGRESO FORESTAL MUNDIAL 2009

 asamblea1

Ante la próxima realización del Congreso Forestal Mundial, en la CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES desde 18 al 23 del corriente mes, la ASAMBLEA CIUDADANA AMBIENTAL DE GUALEGUAYCHÚ denuncia con gran preocupación el modelo foresto industrial celulósico que avanza sostenidamente desde las últimas décadas, y que será rubricado en la ronda de negocios prevista en el programa de dicho evento.

Entre los países auspiciantes del mencionado Congreso se encuentran Suecia y Finlandia, ambos con intereses en la forestación para el abastecimiento de plantas de celulosa, como las que proyectan instalar en Brasil y Uruguay, entre otras destinadas a nuestra región.

Finlandia, país culpable del conflicto entre dos pueblos hermanos, por el emplazamiento inconsulto e ilegal de BOTNIA en la cuenca del Rio Uruguay, no solo niega su responsabilidad, y  se muestra indiferente ante el creciente malestar social, sino que avanza, utilizando la complicidad de nuestros gobiernos, en la imposición del monocultivo para el abastecimiento de fábricas de celulosa contaminantes que destruyen nuestro ambiente y nuestras expectativas de vida.

Por lo expresado, esta Asamblea repudia enérgicamente la presencia del estado agresor finlandés en este evento organizado por el Gobierno Nacional, PRESIDIDO POR LA PRESIDENTE CRISTINA FERNANDEZ DE KIRCHNER con todos los Ministerios y Secretarias a su cargo y dentro de ellos AMBIENTE Y DESARROLLO SUSTENTABLE DE LA NACIÓN, porque un desarrollo sustentable basado en la proliferación del bosque implantado (cuando la implantación industrial de árboles tiene como fin casi en su totalidad las fábricas de celulosa) es una falacia y va en detrimento de la soberanía alimentaría de todos los argentinos, vulnerando derechos y garantías expresamente enumerados en la CONSTITUCIÓN NACIONAL. En este sentido repudia que los intereses de estas multinacionales se camuflen cobardemente en otras actividades forestales que benefician al mercado interno y a las cuales no sólo no nos oponemos, sino que creemos que deben ser incentivadas activamente.

Del mismo modo señalamos, que el vocero de la Asociación Forestal Argentina (AFOA) plantea abiertamente como objetivo, a diez años, (bajo el abrigo de la Ley Forestal 25.080), contar con millones de hectáreas de monocultivo forestal. Denunciamos la voracidad de estos capitales foráneos, articulados con cipayos nativos, que a costa de enriquecerse generan contaminación, pobreza y desarraigo en nuestra región, y la complicidad de nuestro gobierno que con esta política profundiza la extranjerización de la tierra.

En nuestra incansable lucha por defender el Río Uruguay y calidad de vida de todos quienes habitamos la región, exigimos coherencia a las autoridades nacionales en cuanto a ordenamiento territorial, como así también la sanción inmediata de la LEY NACIONAL DE LA MADERA, reclamamos leyes que protejan el derecho a la alimentación e  imposibiliten la expropiación de tierras a  campesinos para sembrar bosques artificiales, que no abastecen de alimento a nuestras comunidades.

Necesitamos que el Gobierno Nacional garantice la protección de nuestros recursos naturales, en especial el agua, fuente de toda vida. Necesitamos defender la soberanía sobre nuestro propio suelo, el aire y el río; y que el estado nacional priorice el bien común, por sobre cualquier negociado con  estas grandes multinacionales que solo dejan pobreza, contaminación y desarraigo a su paso.

Por todas estas razones, la ASAMBLEA CIUDADANA AMBIENTAL GUALEGUAYCHU expresa su preocupación por la posibilidad de que dicho modelo masivo forestal e indiscriminado se concrete, y por el desastre ambiental que supondrá el avance del monocultivo para agro combustibles,  responsabilizando al Gobierno Nacional y todos sus estamentos, las entidades y empresas allí reunidas, sus organizadores y auspiciantes, del futuro de la NACIÓN ARGENTINA y de toda AMÉRICA DEL SUR.

No al Monocultivo

No a las pasteras

Por un Futuro Sustentable para la región

ASAMBLEA CIUDADANA AMBIENTAL GUALEGUAYCHÚ

16 de Octubre de 2009

a la familia del obrero forestal de la empresa Bosques Arauco, Rodrigo Cisternas, caído en la lucha por mejoras salariales, el día 3 de mayo de 2007,

asamblea1

San José de Gualeguaychú, 17 de Mayo de 2007.

La Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú, quiere hacer llegar a la familia del obrero forestal de la empresa Bosques Arauco, Rodrigo Cisternas, caído en la lucha por mejoras salariales, el día 3 de mayo de 2007, en la ruta que une Arauco con Concepción, su más sentido pésame y el absoluto repudio y rechazo a los hechos de represión sufridos por los trabajadores forestales.

Desde una ciudad entrerriana y argentina, que lucha en contra de un emprendimiento de pasta de celulosa de la empresa BOTNIA, de capitales extranjeros, en el Río Uruguay, un gran abrazo.

ASAMBLEA CIUDADANA AMBIENTAL DE GUALEGUAYCHÚ

rechazo absoluto al folleto distribuido por la Secretaría de la Producción de la Provincia de Entre Ríos

San José de Gualeguaychú, 26 de Septiembre de 2006.

A la opinión pública:

La Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú manifiesta:

El rechazo absoluto al folleto distribuido por la Secretaría de la Producción de la Provincia de Entre Ríos, que dice, textualmente: “ …el 30 % restante de madera para pasta…” ( en referencia a Especies de mayor importancia. Eucalipto.)

  • Repudia la actitud dañosa y mentirosa del Secretario de la Producción, señor Daniel Welschen, al manifestarse en los medios, por cuanto:

  • Esta Asamblea es apolítica.

  • Tiene un solo objetivo: “NO A LAS PAPELERAS”.

  • Siempre se ha manejado en forma HORIZONTAL, ABIERTA Y DEMOCRÁTICA.

El señor Daniel Welschen fue invitado a retirarse, por votación en amplia mayoría, ya que no dio respuestas a los principales requerimientos planteados.

También se le solicitó el compromiso personal para apoyar a esta Asamblea gestionando, desde el Gobierno, la “Ley de la Madera”, evitando así la exportación de la misma sin valor agregado.

SI A LA VIDA, NO A LAS PAPELERAS!!!!

La Asamblea rechazó los dichos de Welschen

 

Provinciales

26-09-2006 | 22:31

  Polémica por los folletos
  La Asamblea rechazó los dichos de Welschen
   
  La Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú expresó su rechazo ante los dichos del secretario de la Producción provincial, Daniel Welschen, quien manifestó que los asambleístas que están disconformes con la explicación que brindó el Estado sobre la política forestal “tienen otros intereses que median en esto”.
 
 

En relación a la solicitada que elaboró la Asamblea, la ambientalista Susana Padin dijo a AIM que “la postura de la Asamblea con respecto a los dichos de Welschen es de rechazo total” y señaló que “estamos en este momento elaborando una nota de repudio, porque los medios que estuvieron ese día pueden dar fe de que por votación le pedimos al funcionario que se retirara, porque no dio respuestas a los pedidos nuestros en ningún momento”.

Para la asambleísta, el funcionario provincial “quizás estaba en otra asamblea, porque si no vio que las 300 personas que estaban dentro del teatro levantaron la mano para decirle que se retire, realmente no se; él afirmó que eran 20 o 30 personas; para nada, cada uno de los asambleístas votó unánimemente que se fuera, y es más, se lo abucheó”.

Para Padín,  la Asamblea consideró que Welschen “no dio respuestas para nada de lo que le pedimos y en ningún momento se retractó de lo que decía el folleto. Cuando le pedimos explicaciones sobre las cosas y precisiones acerca de porcentajes que estaban en el folleto, nos dijo que no lo había leído”, y prosiguió: “nos pareció muy bien que el viniera a ofrecer una disculpa,  pero al final no conformó a nadie”.

Además,  explicó que la solicitada de la Asamblea “refuta lo que dice el folleto donde se incentiva la forestación para luego vender el 30 por ciento de la madera para producir pasta de celulosa.  Él (Welschen) admitió que desconoce lo que dice el folleto y nosotros haremos la nota para que lea el tríptico y de cuenta de lo que dice”.

Las plantas de celulosa en Fray Bentos R. O. del Uruguay.

A partir de 1987 Uruguay promueve plantaciones de eucaliptos con créditos blandos financiados por el Banco Mundial. Seguidamente en 1994 realiza un sondeo para la instalación de una planta de celulosa en la zona de Fray Bentos y en 1996 surge el proyecto del puerto M’Bopicuá para exportar astillas de eucalipto.

Pero con el acuerdo entre la República de Finlandia y la República Oriental del Uruguay, se conformaría el mayor centro de producción de celulosa del mundo coincidiendo, con el cambio de modalidad Europea que establece el año 2007 como limite para el cese de la actividad en territorio europeo por altamente contaminante.

El tratado fue suscripto en Montevideo el 21 de marzo del año 2002 con el objetivo de intensificar la cooperación económica por veinte años entre los signatarios, estableciendo condiciones seguras para las inversiones de capitales finlandeses en territorio de Uruguay ya que no serán expropiadas, nacionalizadas ni sujetas a medidas que tengan efecto equivalente, excepto por razones de interés público, y contra una inmediata, suficiente y efectiva compensación que incluirá intereses a la tasa comercial, equivaldrá al justo valor de mercado de la inversión expropiada, será expresada en moneda de libre conversión y se garantizará la libre transferencia de los pagos correspondientes.

La explotación forestal

El eucalipto es una especie exótica consumidora de grandes cantidades de agua superficial y profunda, sus plagas, deben ser combatidas con tóxicos peligrosos. En Uruguay lo produce la Compañía Forestal Oriental propiedad de la Botnia y Ence, dueña de otras 50 mil hectáreas que totalizan algo así como 100 mil hectáreas plantadas.

Se prevé llegar a las 205 mil hectáreas que no serán suficientes para abastecer la producción de celulosa de ambas plantas, y esto significa que deberían aprovisionarse además, de madera de eucalipto desde Argentina.

Consideraciones particulares

La finlandesa BOTNIA productora de pasta de celulosa y papel, está asociada con la española ENCE, que produce únicamente pasta celulosa, en Uruguay se unieron para producir materia prima, pasta celulosa, por lo tanto no son papeleras. La celulosa se obtiene de eucaliptos, consecuente con una política Uruguaya de incentivo a la producción forestal desde 1987.

La inversión será de unos 1.800 millones de dólares para las dos plantas, de los cuales 900 millones corresponden a maquinarias fabricadas en la Unión Europea que serán armadas en Uruguay, generando alrededor de 4.000 puestos de trabajo durante el montaje. Cada una de las fábricas de celulosa empleará unos 270 operarios aproximadamente.

El proceso industrial

Para separar el cuerpo sólido que forma parte de las células vegetales, celulosa, que se utiliza para hacer papel, seda artificial, colodión, celuloide y nitrocelulosa, existen tres tecnologías:

  1. Con cloro elemental: es la más nociva, existen en varios países inclusive en la Argentina, pero las fábricas son de dimensiones relativamente pequeñas.

  2. Con dióxido de cloro: la de Botnia en Fray Bentos, sensiblemente menos contaminante que la anterior, pero será la más grande de América y contaminará a gran escala.

  3. Libre de todo tipo de cloro es la más cara y la única con niveles bajos de contaminación. No existen antecedentes de ellas en Latinoamérica.

Consecuencias inmediatas de la BOTNIA y la ENCE:

  1. Salud humana: El proceso “b” de blanqueo Libre de Cloro Elemental (ECF), tecnología dudosa para reducir las emisiones de dioxinas y furanos, libera además cloroformo, ácido clorado, y otros compuestos tóxicos que se acumulan en los tejidos de seres vivos. Más aún, producen grandes cantidades de clorate, herbicida altamente potente que mata plantas y peces. En los efluentes se han encontrado además, compuestos similares a las hormonas esteroidales; que fisiológicamente pueden regular el desarrollo sexual y balance hidromineral de los organismos.

Las dioxinas y los furanos son sustancias que al ser inhalados por los seres humanos y animales, o depositarse en la vegetación y el suelo, introduciéndose en la cadena alimenticia. Algunas de las enfermedades que producen las dioxinas:

Cloragné, hiperpigmentación, hirsutismo, elevación de las encimas hepáticas. Desorden en el metabolismo: de los lípidos, cardiovasculares, nerviosos, urinarios, respiratorios y pancráticos. Polinguropatías, depresión sensorial, síndrome depresivo o neurasténico. Efectos teratogénicos, afecta la fertilidad de la primera y segunda generación, se incorpora a la leche materna.

La dioxina es un agente deformante de los fetos, cien mil veces más deformante que la talidomida. Se acumulan en las grasas animales, y producen cáncer al ser humano.

Dosis inferiores a las asociadas ocasionan alteraciones en los sistemas inmunitario y reproductor endocrino. Los fetos y embriones de peces, aves, mamíferos y seres humanos son muy sensibles a sus efectos tóxicos.

  1. Emisión aérea: Básicamente de dióxido de azufre, nauseabundo olor a huevo podrido productor de la lluvia ácida, dañino para las plantas originando su necrosis, afecta a los ojos y las mucosas respiratorias y es agresivo también sobre distintos materiales como el hierro y acero galvanizado.

  2. La industria de la miel: siendo los sitios tanto de Uruguay como de Argentina un polo generador de contaminación, no podría cumplir con las certificaciones exigidas para este tipo de producto que prohíbe la importación de miel elaborada en estos lugares.

  3. Residuos: alrededor de 30 toneladas de basura sólida contaminada por día.

  4. Recurso agua: Las fábricas utilizará mas de 86 millones de litros de agua por día, vertiendo luego las 2/3 partes con desechos y con altas temperaturas, haciendo desaparecer el agua potable y prácticamente toda la fauna íctica. Las descargas de efluentes líquidos utilizando gas cloro para el blanqueado de pulpa, acarreará dioxinas al agua, que se acumularán en los tejidos grasos de los organismos vivos como peces o aves.

  5. Recurso suelo y economía: La planta para la extracción de celulosa tiene una superficie de ochenta hectáreas; y los eucaliptos sembrados alcanzan apenas para dos años de su consumo, habiendo invadido el área de monocultivos indispensable para la vida de pequeños productores con la secuela de sequías y excesos de agroquímicos.

  6. Régimen jurídico: En caso de que inversores, sufran pérdidas por causa de guerra u otros conflictos armados, estado de emergencia nacional, revuelta, insurrección o manifestaciones en el territorio de la inversión, otorgará en cuanto a la restitución, indemnización, compensación u otros acuerdos, el mismo tratamiento dado a sus propios inversores. Debiendo, en caso de pérdidas sufridas por el inversor provocadas por requisas o destrucción por parte de las fuerzas armadas, una inmediata, justa y efectiva compensación.

  7. Economía: Tanto el predio donde se instalen, como el puerto reciben el tratamiento de zona franca, con exenciones impositivas y arancelarias, además de un régimen laboral de excepción. Existirá un empobrecimiento de las zonas forestales debido a que las empresas van a pagar a los cultivadores de eucaliptos el mismo precio que en el mercado internacional amparadas siempre en los beneficios del lugar de radicación.

  8. Industria no sustentable: De cada diez bobinas de papel de fabricación mundial, solo una se utiliza para impresión de libros, cuadernos, folletos, diarios, recibos, facturas, papel higiénico, de uso sanitario y clínico, etc. Las nueve restantes para el embalaje lujoso de artículos innecesarios que se consumen principalmente en las grandes ciudades.

  9. Miseria del tercer mundo: El papel grueso, con rebordes dorados y relieves en colores para regalos suntuosos en el primer mundo, tienen lágrimas de madres del tercer mundo porque sus hijos contrajeron leucemia por los venenos de las plantas de celulosa.

  10. La contaminación es total: Tanto la explotación forestal de una especie exótica por la demanda de agua que requiere, el uso de plaguicidas altamente tóxicos, producción de celulosa utilizando el proceso industrial con cloro hace que toda la actividad sea contaminante.

  11. Ficción de empleo: Todos los puestos de trabajo durante el montaje serán transitorios, y de los 270 puestos definitivos en cada una de las plantas, serán para trabajadores con calificación técnica, provenientes de otros países. Habrá además un costo social, al caeralrededor de 6000 puestos de trabajo del sector turístico y la pesca artesanal.

  12. Espejismo transitorio: Al principio mencioné la condición de plantas para la obtención de celulosa, insumo para la fabricación de papel, proceso industrial que se realizará en China, similar a lo que sucede con el cultivo de soja en Argentina, que tan solo es forraje para cerdos del país asiático.

  13. Finalmente el principal reclamo de Argentina al Uruguay surge por la violación a tratados internacionales suscriptos, al permitir, de manera inconsulta, la instalación de las plantas contaminantes, que van a hacer uso de las aguas del río Uruguay, un recurso natural compartido, sustentando el país vecino desde el derecho internacional la teoría del “hecho consumado”.

Dr. RAUL OSVALDO CORONEL

Abogado – Gestor ambiental

Celulosa y forestación: dos caras de un modelo depredador

 

Raúl Zibechi
Ecoportal.net
La Fogata

Sobre un escenario instalado en el centro de Montevideo, el escritor Eduardo Galeano se dirigía en tono calmo a la multitud: “Hay decisiones que se toman en 15 minutos pero tienen consecuencias durante siglos”. Era el 27 de mayo, cuando se realizó una movilización contra la instalación de dos grandes fábricas de celulosa en las orillas del río Uruguay. No era la primera vez que las organizaciones ecologistas y sociales salían a la calle a manifestar su desacuerdo con dos megaproyectos que amenazan con contaminar el principal río del país, que además es compartido con Argentina, pero era el primero que se realizaba bajo un gobierno progresista o de izquierda. Por eso Galeano fue cauteloso: “Antes de tomar una decisión que nos parece grave y que puede implicar el envenenamiento del río y la reducción del poco humus que nos queda en la tierra, esto que va pudrir las aguas y secar las tierras, que es la experiencia triste que han dejado las fábricas de celulosa en Chile y Argentina, antes de tomar una decisión… piensen mucho lo que van a hacer.”
Sin embargo el gobierno de Tabaré Vázquez decidió autorizar la construcción de las plantas de la española Ence y la finlandesa Botnia. No sólo no escuchó a las organizaciones sociales, sindicatos, grupos ecologistas y profesionales universitarios, que demandaban tiempo y diálogo para profundizar los estudios de impacto ambiental, sino que tampoco escuchó al gobierno argentino, cuyo país se verá también perjudicado por la instalación de las plantas. El conflicto diplomático entre Uruguay y Argentina se arrastra desde hace tres años, pero en los últimos meses generó fuertes disputas entre los gobiernos de Néstor Kirchner y Vázquez.
El problema es que entre ambos países existen acuerdos firmados –como el Estatuto del Río Uruguay, regulado por una Comisión Administradora binacional– que estipula que si alguna de las partes proyecta obras que afecten la navegación, el régimen del río o la calidad de sus aguas, deberá comunicarlo a la Comisión. Si ambos países no llegaran a un acuerdo, puede llevarse el caso a la Corte Internacional de Justicia. Pero los gobernantes uruguayos nunca hicieron el planteo a los argentinos, porque estaban conscientes de que la respuesta iba a ser negativa. En todo caso, prefirieron violar los acuerdos internacionales a dejar de lado las inversiones que prometen las empresas de celulosa.
El 14 de setiembre, un fiscal de la justicia uruguaya presentó una demanda al ministerio de Medio Ambiente [1] en la que exige la prohibición de la instalación de Botnia por “la omisión en el cumplimiento de su deber de protección del medio ambiente y que se prohíba la instalación y la operativa de la planta.” El fiscal considera que los derechos ambientales de los uruguayos serían violados por la que será la fábrica de celulosa “de mayor volumen de producción en el mundo.” [2]

Monocultivo forestal

El diez por ciento de la superficie cultivable de Uruguay está sembrada con árboles para la producción de celulosa. El monocultivo de eucaliptus desplazó la importante producción cerealera (trigo, cebada, lino, girasol) que llegó a ser uno de los principales rubros de exportación del país. La fiebre forestadora se inició hace 16 años, impulsada por el modelo neoliberal y de la mano de organismos como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). En ese momento la tonelada de madera pulpable se cotizaba a 60 dólares en el mercado internacional y la demanda era importante. En la visión de los organismos financieros, la tala indiscriminada de madera pulpable, a razón de 15 millones de hectáreas anuales en el mundo, imponía la sustitución de los bosques tropicales como insumo principal para la producción de papel y cartón.
Uruguay fue visualizado –entre otros países del tercer mundo– como un productor potencialmente importante de madera pulpable, y los gobiernos nacionales, a partir de 1988, siguieron al pie de la letra las recomendaciones de los organismos internacionales. Una de ellas consiste en los subsidios que otorga el Estado: 50% del costo de la forestación; créditos a muy bajo interés con una gracia de hasta diez años; exoneración de impuestos nacionales y municipales, y realización de obras de infraestructura (puentes, puertos, carreteras y ferrocarriles) para facilitar el transporte y la exportación de madera. En apenas 12 años el Estado uruguayo invirtió más de 500 millones de dólares (entre desembolsos directos e impuestos no recibidos) en apoyo a la forestación, casi un 4% del Producto Bruto Interno (PBI) anual del país.
[3]
Los resultados de semejante inversión –que se ha hecho a costa de reducir los gastos en educación y salud de los uruguayos– han sido claramente negativos. Como muchos países siguieron las recomendaciones del BID y el Banco Mundial, la oferta mundial de madera pulpable creció y los precios bajaron a menos de la mitad de lo que habían alcanzado en el momento en el que se promovió la forestación masiva como negocio “seguro, rentable y confiable.” Ahora, con un precio que oscila entre 23 y 28 dólares la tonelada, muchos pequeños inversionistas privados no han podido recuperar la inversión.
En tanto, las grandes empresas ejercen una doble presión: para que el Estado construya grandes obras de infraestructura (al puerto de Montevideo ingresa un camión de 45 toneladas con madera cada cinco minutos) y ahora para que se construyan fábricas de celulosa para compensar la caída del precio de madera en bruto. Los principales forestadores son también los que instalarán las grandes fábricas: Weyerhaeuser, de Estados Unidos, posee 130.000 hectáreas de monocultivo forestal, la finlandesa Botnia tiene 57.000 y la española Ence otras 50.000.
Diversos estudios aseguran que los monocultivos forestales generan graves problemas al país. El monocultivo forestal expulsa población rural, ya que ocupa el último lugar en cuanto a empleo por hectárea: apenas cuatro trabajadores cada mil hectáreas, frente a seis que ocupa la ganadería extensiva, ocho el arroz y, en el extremo opuesto, 133 trabajadores por cada mil hectáreas la horticultura, 165 la viticultura y 211 la avicultura. Además, el avance de los cultivos forestales impide a los campesinos seguir cultivando sus tierras, porque resecan los suelos que quedan inaptos para la agricultura, y las fuentes de agua desaparecen.
Por otro lado, la Asociación de Inspectores de Trabajo del Uruguay (AITU) realizó una investigación que demuestra que unos 6.000 trabajadores forestales viven en condiciones de semi esclavitud. Un trabajador especializado que maneja la motosierra, que debe pagar de su propio bolsillo, gana apenas 5 dólares diarios, siendo el salario más elevado entre los forestales. Los inspectores concluyen: “El sistema es prácticamente de esclavitud. Pasan meses y meses sin recibir prácticamente nada en un ciclo en el cual ellos cortan, duermen, le mandan comida a la familia y no ven un peso. Duermen en condiciones infrahumanas, debajo de carpas casi siempre hechas con simples trozos de nailon y sobre el piso de tierra”
[4].
En cuanto al impacto de la forestación sobre los suelos, un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República establece que luego de 25 años de forestación con eucaliptos los resultados son graves.
[5] Los suelos se han vuelto más ácidos: mientras las praderas uruguayas tienen un pH de 6,5 a 6,8, los predios que tienen plantaciones forestales mostraron valores de 3,8 a 4. El eucalipto extrae grandes cantidades de calcio del suelo, contribuyendo a que el pH descienda, lo que provoca que el suelo sea menos permeable por la proliferación de hongos y micelios, que impiden que el agua penetre en la tierra aumentando así la erosión. Otros resultados, según el estudio, son la disminución de la fertilidad, del contenido de materia orgánica, y cambios irreversibles en la textura y estructura de los suelos.
Un estudio realizado en Chile demuestra que las regiones forestales son las que más se han empobrecido. Entre 1994 y 1998 algunas zonas con alto impacto de la forestación han registrado un crecimiento de la pobreza y la indigencia hasta en un 29%.
[6] Chile, con más de dos millones de hectáreas forestadas, ha sido definido como el “modelo forestal” a seguir. Sin embargo, el estudio revela que los municipios donde el aumento de la pobreza ha sido mayor son aquellos en los que además de cultivos forestales hay plantas de celulosa y papel, como la Comuna de Constitución y la Comuna de Nacimiento, en el sur del país.
Por lo menos dos ministros del actual gobierno uruguayo (el de Ganadería, José Mujica, y el de Trabajo, Eduardo Bonomi) han declarado la necesidad de poner límites a la forestación. Mujica señaló que la forestación degrada los suelos y se mostró contrario a seguir beneficiando a las multinacionales forestadoras con generosos subsidios. En tanto, Bonomi denunció las condiciones irregulares de trabajo, la “tercerización y subcontratación irresponsable” que se registra en el sector y aseguró que el Estado va a comenzar a controlar el trabajo en ese sector.
[7]

Celulosa y contaminación

Durante la campaña electoral de 2004, que llevó a la presidencia a Tabaré Vázquez, la izquierda (Encuentro Progresista-Frente Amplio) no quiso debatir en público sobre la construcción de las dos plantas de celulosa. Desde 1996 existe en la ciudad de Fray Bentos, donde se instarán las dos fábricas, el Movimiento por la Vida, el Trabajo y un Desarrollo Sustentable, cuyas principales dirigentes son mujeres militantes de la izquierda. Pese a ello, Vázquez nunca quiso recibirlas y se negó a debatir el tema.
Aunque el 60% de los uruguayos se oponen a las plantas de celulosa, la mayoría de los habitantes de Fray Bentos (unos 23.000) están a favor ya que los 600 puestos de trabajo que crearían las dos fábricas serían un respiro a la elevada desocupación que sufren. Sin embargo, los ambientalistas argumentan que la contaminación afectará a las 2.000 personas que viven del turismo en la zona, así como a la pesca artesanal en el río Uruguay. Son más que temores sin fundamento: en Chile, el gobierno decidió el cierre de la celulosa de Arauco al comprobar que fue responsable de la muerte de dos mil cisnes de cuello negro que son una atracción turística en la zona.
Lo cierto es que una sola de las fábricas verterá al río 200 toneladas anuales de nitrógeno y 20 toneladas de fósforo, además de las emisiones de dioxinas y furanos.
[8] Greenpeace Argentina ha elaborado una lista para promover la Producción Limpia de papel, que incluye la eliminación del cloro en el proceso de blanqueo de la pasta de papel y su sustitución por oxígeno; eliminar los efluentes contaminantes, reciclándolos dentro del proceso; aumentar los porcentajes de papel reciclado en los papeles en venta y exigir la explotación sostenible de los recursos forestales.[9] Ninguna de estas recomendaciones ha sido tenida en cuenta.
Lo que llama la atención es que pese a las evidencias, la Dirección de Medio Ambiente de Uruguay aprobó –con algunas observaciones– la instalación de las plantas de Ence y Botnia. Más extraño aún es que el presidente Vázquez haya aceptado reunirse con los ejecutivos de Botnia pero nunca lo haya hecho con los ambientalistas y los movimientos sociales que se oponen a las fábricas. Éste es uno de los puntos clave, que muestra que los gobiernos de centro-izquierda de la región no tienen el menor interés en dar pasos serios para abandonar el modelo neoliberal.
Para el ministro de Economía uruguayo, Danilo Astori, los 1.100 millones de dólares que invertirá Botnia suponen un crecimiento del 1,6 por ciento del PBI pero, sobre todo, serán una buena señal para los inversores internacionales a los cuales el gobierno aspira atraer para resolver la crisis económica del país.
[10] Sin embargo, por lo menos la mitad de la “inversión” total es dinero que nunca saldrá de Finlandia ya que corresponde a la parte que se invertirá en maquinaria.
El profesor de economía ecológica Carlos Pérez Arrarte estima que el único “valor agregado” que aportarán las plantas de celulosa son unos 270 puestos de trabajo cada una. En efecto, estima que el precio que las fábricas pagarán a los cultivadores de eucaliptos será el mismo, o menor aún, que el que se paga en el mercado internacional; que en la medida que las empresas están en “zonas francas”, no pagan impuestos; que los insumos y servicios que demandarán, incluyendo la energía, son de origen internacional; que tampoco requerirán servicios portuarios porque las plantas tienen sus propias terminales portuarias. En suma, que no alimentarán otras industrias de valor agregado para el país y, por lo tanto, “no existirán encadenamientos y dinamismos significativos” que contribuyan a dinamizar otros sectores productivos.
[11] Por último, las utilidades serán, como suele suceder, transferidas a paraísos fiscales o sitios más seguros que los del tercer mundo.

Profundizar el modelo neoliberal

“El futuro de las plantas de celulosa está en Asia, Sudamérica y probablemente Rusia,” comentó a principios de año el director general de Stora Enso, empresa que tiene plantaciones de eucaliptos en el tercer mundo y también plantas de celulosa.
[12] Todo indica que esa apreciación es correcta. Mientras en los países escandinavos, por ejemplo, los salarios y los impuestos son altos y las restricciones ambientales severas, en el tercer mundo muchos países se han convertido en “paraísos forestales” que ofrecen muchas facilidades y escasos obstáculos al negocio papelero. Pero así como en los países del Norte los ambientalistas han jugado un papel destacado a la hora de imponer restricciones a la contaminación de la industria, en el Sur están naciendo movimientos que empiezan a cuestionar el modelo forestal.
En Brasil, la sueca Stora Enso, asociada con la brasileña Veracruz en la firma Veracel, desplazó a miles de campesinos y a 37 de los 40 pueblos indígenas de la zona, al comprar miles de hectáreas en el nordeste pobre y rural. En setiembre de 2004, el Movimiento Sin Tierra ocupó terrenos de Veracel, talaron bosques de eucaliptos y plantaron frijoles para mostrar que esos terrenos son aptos para la agricultura. Es la opción de los desplazados por el modelo para no verse expropiados de sus medios de sobrevivencia.
El gobierno uruguayo se apresta a recibir más inversiones vinculadas a la celulosa, como acaba de señalar el ministro de Industria luego de la reciente Cumbre de las Naciones Unidas en Nueva York. En efecto, la firma estadounidense Weyerhaeuser, que ya posee 130.000 hectáreas forestadas, piensa invertir hasta 1.000 millones de dólares en la ampliación de sus negocios en Uruguay. Sólo la finlandesa Bornia producirá en 2007 un millón de toneladas, una cifra que supera la producción anual de las 60 plantas de celulosa existentes en Argentina.
[13]
A fines de enero, en el Foro Social Mundial celebrado en Porto Alegre, Galeano y el premio Nóbel de la Paz, el argentino Adolfo Pérez Esquivel, encabezaron una carta colectiva dirigida a Tabaré Vázquez en la que afirmaban que el modelo de monocultivo forestal “ha profundizado la exclusión social, la concentración y extranjerización de la tierra y la degradación del ambiente.” Agregaban que la construcción de las fábricas de celulosa consolidará ese modelo y “desplazará fuentes de trabajo locales en los sectores agropecuario, turístico y de la pesca, así como también impactará sobre la salud de la población local uruguaya y argentina”. Aunque parezca una ironía, tal vez los gobiernos progresistas –que fueron elegidos para salir del modelo neoliberal, que ha sido deslegitimado por la protesta social- sean los encargados de profundizarlo, como parece demostrarlo la política forestal, por lo menos en Uruguay. Uno de los dramas que enfrenta el movimiento social es su enorme soledad. Ante la falta de empleo, la población tiende a apoyar la instalación de cualquier fuente de trabajo sin importar demasiado las consecuencias a medio plazo. Además, y este punto es especialmente delicado, la llegada de nuevos gobiernos sensibles a los problemas de la gente, crea más y más dificultades a movimientos pequeños y de arraigo local.
Hasta ahora, como señala Greenpeace, “los gobiernos de ambos países prefirieron apostar a que la polémica se diluyera y bajara su intensidad. Ésa parece ser la política ambiental más popular: apostar a que la gente no se entere o no se movilice.”
[14] Pero a fines de abril, unos 40.000 uruguayos y argentinos protagonizaron la mayor movilización contra las papeleras: un “abrazo” que unió las dos márgenes del río Uruguay en el puente que une la localidad de Gualeguaychú y la de Fray Bentos, a poca distancia del emplazamiento de las papeleras. Al parecer, éste es el único lenguaje que entienden los gobiernos, tanto los de derecha como los progresistas.
* Raúl Zibechi es miembro del Consejo de Redacción del semanario Brecha de Montevideo, docente e investigador sobre movimientos sociales en la Multiversidad Franciscana de América Latina, y asesor a varios grupos sociales. Es colaborador mensual con el IRC Programa de las Américas www.ircamericas.org. – Publicado en Programa de las Américas del International Relations Center (IRC)

Recursos
Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú (Argentina):
www.noalapapelera.com.ar
Brecha , “Uruguay país forestal: Un modelo en rojo”, Claves de Brecha, 19 de noviembre de 2004, en www.brecha.com.uy
CLAES (Centro Latino Americano de Ecología Social):
www.ambiental.net/claes/
Greenpeace Argentina:
www.greenpeace.org.uy
Grupo Guayubirá:
www.guayubira.org.uy
Movimiento Mundial por los Bosques:
www.wrm.org.uy
REDES-Amigos de la Tierra:
www.redes.org.uy
UITA (Unión Internacional de Trabajadores):
www.rel-uita.org

Sitios gubernamentales:
División Nacional de Medio Ambiente (DINAMA):
www.dinama.gub.uy
Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA):
www.mvotma.gub.uy

Referencias
Su nombre completo es Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente.
Búsqueda, 15 de setiembre de 2005, p. 112.
Brecha, 19 de noviembre de 2004.
Carlos Amorin, “Trabajo esclavo en las plantaciones forestales”, en www.brecha.com.uy
Grupo Guayubirá, “Comunicado de prensa, 5 de mayo de 2005″, en www.guayubira.org.uy
“Chile: forestación y celulosa generan pobreza e indigencia”, en www.wrm.org.uy
Grupo Guayubirá: “Trabajo forestal: algo ha empezado a cambiar”, en www.guayubira.org.uy
Carlos Amorin, “¿Quién necesita a Botnia?”, en www.brecha.com.uy
Greenpeace Argentina: “Plantas de celulosa sobre el río Uruguay. Nueva amenaza de una industria sucia”, en www.greenpeace.org.ar
Sergio Israel, “Visiones del desarrollo”, en www.brecha.com.uy
Carlos Pérez Arrarte, “¿Cuánto valor agregado suman a la vida nacional”, en www.brecha.com.uy
Albérico Lecchini, “Un futuro latinoamericano”, en www.brecha.com.uy
Paula Bustamante, “Las papeleras plantean un dilema a América del Sur”, AFP, 8 de setiembre de 2005.
www.greenpeace.org.ar

volante-plantas-guayubira

¿FABRICAS DE CELULOSA?

en caso de que se instalen…

  • SE PERDERIAN PUESTOS DE TRABAJO EN:

- el turismo en Las Cañas

- el agro-turismo

- la producción orgánica

- la pesca

- la producción de miel

- la producción agropecuaria, que sería sustituida por monocultivos de árboles

  • SE PERDERIA CALIDAD DE VIDA

- la salud queda gravemente amenazada por la contaminación de la tierra, del agua y del aire

- aumenta el ruido por el tránsito de cientos de camiones

- el olor se vuelve insoportable

  • AUMENTARIAN LAS PLANTACIONES DE EUCALIPTUS

DECIR NO A LAS FABRICAS DE CELULOSA SIGNIFICA MÁS EMPLEOS Y MÁS CALIDAD DE VIDA

no crea en lo que dicen las empresas…

  • en Valdivia, Chile, prometieron que la tecnología finlandesa de punta no iba a contaminar. Resultado: el gobierno chileno acaba de decretar el cierre de la fábrica por grave contaminación.

  • en Pontevedra, España, un pueblito turístico y de pescadores perdió esos recursos por la fábrica de celulosa de la empresa ENCE, que ahora pretende instalarse en Uruguay.

  • el otrora Balneario Alegría, frente a Porto Alegre, Brasil, es hoy un pueblo muerto y contaminado por una fábrica de celulosa que usa la misma tecnología que se usaría en Uruguay.

En ninguno de esos casos generaron los miles de empleos ni el desarrollo que prometieron. Lo mismo ocurriría en Uruguay en caso de que se llegaran a instalar.

por más información dirigirse a:

Grupo Guayubira – Maldonado 1858

413 2989 / 410 0985 – info@guayubira.org.uy

http://www.guayubira.org.uy